SECUESTRO CORNEAL FELINO

Publicado en: Investigación, Hospital | 0

Degeneración, momificación o necrosis corneal felina.

Se trata de una afección de la córnea caracterizada por la degeneración focal del colágeno corneal y por la presencia de pigmento ambarino o negruzco en el estroma superficial corneal. A medida que la lesión evoluciona, este pigmento se transforma en una placa negruzca que tiende profundizar, pudiendo llegar a producir una perforación corneal.

Puede aparecer en cualquier tipo de gato, aunque las razas más propensas son los persas, birmanos, del Himalaya y quizá los siameses.

La etiología o causa de la enfermedad es desconocida. Se cree que puede haber un componente hereditario, aunque suele aparecer en casos donde existe una irritación corneal crónica como es en el caso de gatos que padecen de entropion (enrollamiento palpebral), úlceras corneales, triquiasis (pelos o pestañas que rozan sobre la córnea de forma constante), alteraciones cuantitativas o cualitativas de la película lagrimal entre otras. El herpesvirus felino se detacta práctciamente en el 50% de las muestras que se envían a biopsiar, por lo que existe la hipótesis de su posible implicación.

Los signos clínicos son la presencia de una placa corneal negruzca/ambarina, generalmente en posición central, que puede estar rodeada por una zona de ulceración corneal superficial, además de signos de dolor ocular tales como epifora (lagrimeo excesivo) y blefaroespasmo (parpadeo incontrolable).

Dependiendo de la cronicidad del proceso, podremos apreciar además neovascularización corneal, edema e incluso infiltrado celular.

En caso de que se conozca la causa que generó el secuestro corneal, ésta debe ser tratada, como por ejemplo la corrección mediante cirugía de un entropion o aplicación de lágrima artificial en caso de que haya un déficit en su producción.

La elección del tratamiento dependerá principalmente del dolor generado a nivel ocular, así como de la profundidad del propio secuestro. Es importante saber que la degeneración corneal felina, puede permanecer estática durante años y profundizar rápidamente en cuestión de días o semanas.

El tratamiento médico estaría indicado para aquellos casos en los que no hay signos de dolor o que la lesión es muy superficial. En caso contrario, el tratamiento de elección es quirúrgico, para lo cual se pueden emplear diferentes técnicas descritas.

Por desgracia, las recidivas son una de las posibles complicaciones, siendo mayor la incidencia en casos donde queda algo de pigmento tras la cirugía.

En algunos casos y de forma infrecuente, se produce el desprendimiento espontáneo de la placa sin necesidad de ser intervenida quirúrgicamente, aunque para que esto ocurra, pueden pasar muchos meses.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Información sobre protección de datos

Responsable: Clínica Veterinaria M.M.M S.L.U.
Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios.
Legitimación: Tu consentimiento.
Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
Información adicional: Más información en nuestra Política de privacidad.

He leído y acepto la Política de privacidad